Imparte Comité Melendre curso sobre Medio Ambiente en la Sierra Zapoteca Istmeña

El jueves 28 de febrero de 2019, a las 17:00 horas, Omar Santiago Ramírez, responsable del proyecto Naturaleza, Casa Nuestra e integrante del Consejo Directivo del Comité Melendre, impartió una charla a pobladores de la comunidad de Guichixú ('Pueblo del Temblor'), perteneciente al municipio de Santiago Laollaga.

Por acuerdo de Asamblea realizada el 13 de enero, las autoridades encabezadas por el Agente Municipal, Iréis López Palomec, solicitaron al Comité Autonomista Zapoteca "Che Gorio Melendre" el apoyo para la realización de una plática en el centro de la población, ubicada en los límites de la Sierra Zapoteca y la Planicie Costera del Istmo de Tehuantepec a la que estarían convocados todos sus habitantes, incluyendo niños y personas de la tercera edad. 

La rebelión de Tehuantepec, por Christobal Manso de Contreras


[DATO.- El documento que leerán a continuación es de gran interés para la historia de nuestros pueblos, pues en esas páginas está contenido parte del relato que un español hizo de los sucesos violentos que se originaron en Tehuantepec en el año de 1660, en el que participaron personas de distintas comunidades y grupos étnicos.
   
Texto publicado en Istmo Autónomo, hoy Revista Guidxizá, Año I, N° 4, enero-febrero de 2005. Tomado de La rebelión de Tehuantepec, por Christobal Manso de Contreras, Publicación del H. Ayuntamiento Popular de Juchitán, 1983. Christobal Manso de Contreras fue quien llegó a ocupar la Alcaldía Mayor de Tehuantepec en 1661].


Christobal Manso de Contreras

RELACIÓN (Fragmento)

El caso fué de lo más graves, más escandalosos y de peores consecuencias, que han sucedido en esta Nueva España, porque, llevados los indios de estas Provincias de Tehuantepec del sentimiento que les ocasionaron las cargas y pensiones de repartimientos que les impuso don Juan de Avellán, su Alcalde Mayor, ó porque la codicia humana le estimulase, ó porque, como el vulgo feroz quiere dar á entender, usase del valimiento y mano poderosa de su dueño, el Virrey (sobre cuyos créditos las más veces cargan las culpas de los criados, sin que obste su malicia, cuando la opinión común imaginada las acredita por ciertas), trataron de matarle y á todos los españoles de esta villa, si se opusiesen á sus depravados intentos, señalando en sus juntas hora y día de las disposiciones que habían de tener con tal secreto, como el que acostumbran en todas las cosas que se ofrecen entre ellos mismos (de que son observantes sin segundo), no porque tan heroica parte, en que consiste el más seguro acierto del deseo, la pueda prevenir el entendimiento que los asiste, sino por naturaleza de su nación.