Juchitecos instalan cuatro nuevas alarmas vecinales

Este viernes 4 de diciembre de 2015 fueron instaladas cuatro nuevas alarmas vecinales en la ciudad zapoteca de Juchitán de Zaragoza, adquiridas íntegramente por la sociedad civil.

La Junta Vecinal Daniel C. Pineda y la Junta Vecinal Guendalisaa dieron este importante paso. Como se recordará, en agosto del presente año se instalaron dos alarmas compradas con aportaciones de vecinos, en las avenidas Aldama e Hidalgo, de la Segunda Sección. Ese fue uno de los primeros pasos que consolidó el modelo del que ha sido pionera la Junta Vecinal Guendalisaa, organización que ha logrado la detención de cinco maleantes y ha reducido en más de un 90 por ciento la comisión de delitos en diez cuadras de Juchitán.

Con las cuatro alarmas instaladas en esta jornada, se suman más de 100 familias al sistema de seguridad vecinal diseñado y ejecutado exclusivamente por ciudadanos juchitecos de la Segunda y Tercera Sección.

“Con estas cuatro alarmas, se incorporan también 103 controles, que sumados a los 33 que ya existían, dan un total de 136 familias capaces de activar las seis alarmas que ahora funcionan en la zona", declaró Francisco Hernández Santiago, uno de los cinco coordinadores de la Junta Vecinal Guendalisaa A.C.

De CONACULTA al CCHR


En días recientes, la Biblioteca Gilberto Orozco, que se ubica en el Centro Cultural Herón Ríos A.C. en la colonia Rodrigo Carrasco de la Octava Sección de Juchitán, recibió una cuantiosa donación de libros, no menos importante de las que ha recibido desde el 4 de julio del 2014, en que dicha biblioteca comunitaria fue fundada por Disposición oficial del Consejo Directivo del Comité Melendre.

Andrés Henestrosa ante la Academia Mexicana de la Lengua

Beatriz Cruz López

Esta semana la Biblioteca Digital de Historia Zapoteca, proyecto del Comité Melendre, comparte el trabajo de Andrés Henestrosa titulado "Los hispanismos en el idioma zapoteco".

El retrato de mi madre

Andrés Henestrosa

[Fragmento de una carta a Ruth Dworkin]

…Cuando he preguntado su edad, me ha respondido que al ocurrir el cólera del 83, era ya grandecita. Con este dato, he deducido su edad. Si en 1883, tenía cinco años, que es cuando ya se puede tener memoria, ahora irá teniendo setenta años.

Ella fue la primera hija de dos que tuvo Bárbara Pineda, mi abuela. La segunda se llamó Severina y murió muy joven. Tuvo seis hermanos, de los cuales viven cuatro. A Adrián y Crescencio, ya los has visto en foto: el que está solo y tiene un lunar en la mejilla es Chencho; el de los bigotes canos, Yan. Otro, Eustaquio, estaba en el pueblo el día que fotografié a la familia, pero mi llegada le produjo tal alegría, que habiendo tomado demasiado vino por festejarme, no estaba en condiciones de que se le retratara. Otro más, Juan, estaba de visita en México; cielo nublado y la prisa con que anduve, no me dejaron tiempo para retratarlo. Francisco y Máximo, ya va para treinta años que murieron.

Mario López y 'Dos veces hombre' [Binigulaza en Mp3]



Mario López
Gubidxa Guerrero

Cuando Andrés Henestrosa, célebre escritor zapoteca, cumplió cien años, pudo escuchar esta canción inspirada en una de sus obras: Los hombres que dispersó la danza.

El ixhuateco, nacido en 1906, logró destacar en las letras mexicanas debido a un libro que recopilaba cuentos zapotecas istmeños. Hablaba de los binnigula'sa', míticos seres que vivieron miles de años atrás, de los que descendemos los zapotecas de hoy, quienes nos expresamos en su mismo idioma y poseemos, todavía, muchos de sus antiguos saberes.

Mario López es un gran compositor originario de Juchitán, Nación Zapoteca. Produjo un disco compacto al que denominó Dos veces hombre, en alusión a una frase de Henestrosa. En él incluyó 13 temas de los que Sonidos de la Nación Zapoteca, fonoteca virtual del Comité Melendre, compartió recientemente una pieza fundamental: Binigulaza. En dicho disco viene, asimismo, otro tema de la autoría de Ta Mario: Un Son por Alfa Ríos, que en los últimos años ha adquirido gran notoriedad, convirtiéndose en una pieza infaltable en las tradicionales Velas istmeñas

El día que no murió Henestrosa

Andrés Henestrosa
*El avión donde viajaría se estrelló en un cerro

Juan Manuel López Alegría

De no ser por su gentileza al ceder su lugar en el avión a la esposa del gobernador Eduardo Vasconcelos, el escritor Andrés Henestrosa no sería hoy el más laureado de los literatos zapotecas, ya que el bimotor de Mexicana de Aviación que partió de Oaxaca a la Ciudad de México, se estrelló en el Pico del Fraile, cercano a Amecameca, en el Estado de México, falleciendo todos sus ocupantes. Era el lunes 26 de septiembre de 1949. 

Entre los restos calcinados se hallaban los de la actriz Blanca Estela Pavón, muy famosa por sus actuaciones en los filmes Nosotros los pobres y Ustedes los ricos  al lado de Pedro Infante. La diva había venido a Oaxaca con su compañía artística a una serie de presentaciones en el Teatro Alcalá (que también funcionaba como cine) y regresaba ese día al Distrito Federal en compañía de su padre. También fallecieron el senador Gabriel Ramos Millán y Salvador Toscano, del Instituto de Historia y Arqueología.