César Ruiz Valdivieso

Diseñador gráfico y fotógrafo amateur oriundo de Guizii, Guidxizá (Tehuantepec, Nación Zapoteca). Tiene 26 años y su principal pasatiempo es capturar la vida contemporánea desde su visión, para lo que se vale de la lente. 
     Practica la fotografía desde hace cinco años, y el acercamiento a dicha disciplina se dio a través de su profesión. Mira el trabajo de sus paisanos como referencia para su propio quehacer, lo que le permite reinventarse, ya que “la fotografía istmeña es de buena calidad”, según sus propias palabras 
     Intenta escribir con luz, procurando ver la cotidianeidad de forma completa: con detalles, momentos y personas que forman parte integral de su cultura. 



[Imágenes publicadas en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Veinte artistas gráficos de Guidxizá / Cartel


[Cartel publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

'El torito de petate', por el Colectivo La Tregua



Ana Laura Palacios Cepeda

El Colectivo La Tregua, grupo de jóvenes trovadores, fue fundado en 1999 en el Espacio Independiente de Expresión Cultural y Artística “Los Galácticos”.

Desde sus comienzos este grupo ha buscado en sus canciones difundir la cultura zapoteca, amalgamándola con ritmos e influencias contemporáneas provenientes de todo el mundo. A cada composición o tema interpretado, Giovanni Gutiérrez (director musical del grupo) le efectúa arreglos para darle el toque distintivo del Colectivo. 

El talento de estos jóvenes los ha llevado a ser reconocidos a nivel nacional e internacional, visitando lugares como: Bélgica o Noruega, en Europa; o Estados Unidos en nuestro continente.

El 21 de noviembre del presente año el Colectivo La Tregua se solidarizó con el Comité Melendre en el VII Festival Cultural Neza Lidxe’, organizado, como cada año, en la Colonia Lorenza Santiago, Séptima Sección de Juchitán, donde deleitaron al público con su música.

Entre los temas que La Tregua interpretó estuvo El torito de petate, escrito por Marcos Trujillo, con el arreglo musical de Giovanni Gutiérrez.

El torito de petate recrea, en zapoteco y español, la tradición de la quema del torito en las festividades del pueblo de Juchitán, y transmite la emoción de la gente que siente al ver los fuegos artificiales. 

Gracias a que se lleva un registro de grabaciones de los recitales organizados por el Comité, este episodio pudo ser editado y subido a nuestro canal de YouTube: www.youtube.com/TvMelendre

El archivo dura 3:55 min, y puede consultarse también en nuestra página de Facebook: www.facebook.com/TvMelendre.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Margarito Jiménez y sus alumnos de Salina Cruz

Gonzalo Jiménez López

Margarito Jiménez Pineda nació el 9 de septiembre de 1883 en Juchitán, Nación Zapoteca. En su población natal cursó el nivel básico; posteriormente, en la adolescencia, se fue a estudiar la carrera magisterial a la ciudad de Oaxaca. 
     El trabajo lo llevó a laborar en diferentes puntos del país, residiendo particularmente en la Ciudad de México. Sin embargo, trabajó durante varios años en el puerto de Salina Cruz, donde tuvo oportunidad de contribuir a la formación de varias generaciones de niños. 
     Esta fotografía tiene casi 100 años ―data de 1914― y en ella están retratados el profesor Margarito y sus quince alumnos (entre quienes se encontraban sus propios hijos). Los pies descalzos dan cuenta de las modestas condiciones económicas de nuestra región.
     El profesor Margarito Jiménez murió el 2 de diciembre de 1952 a los 69 años de edad. Sea esta fotografía testimonio de la educación de antaño y de un hombre que dedicó su vida al servicio de la niñez. 


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Xux / Frío

Xux 
(Texto en lengua mixe)

Leonel Fernando Martínez Vásquez 

Wïnets  ojts xyik tiyi pïnï x’ajokxp ëts tu’uk jï ju’ukyunk ukjï jokx nëë, ëy jeexy ku namatsk nmëëtäjtïn, xuxpxjï yi etunk  jats wenk yi nääjx tsië’ëtsï -jaten jyäwï sämï jeexy ja xëëw jats ja nëë yik kaajkï. Jatenya’am nka wi’ji, ka’nïm jyäwï nnïwijy o ntejïn yi xeän tyik wïnkaxi’iky ku petyxiëëwnïn npïti’iky, jamts  pëtsywemp ja n’aka’ax pitym ku ja nmëj tääk twïnkue’jxï. Kaja wijy yi nmëj tääk, sämï yi xëëw yi et, ka jëpy tï xyujxy, ku akumä’äy jëtypy tykë’ëts ja nmajääw; tsi’ipy tï tyik ki`iyi, [nteety tyëjk jetypy nayjäwïyi ku njaak wïnä’jk aty] ajop ajtpï miny wääpï, yioo’kpëts ja nëkxwämp ëts ja’aku yi nekx nukï je’emtsy njääwï sämï jeexy jakam tï njäätykëy, ka nïmajääw npïti’iky, ntsïnay ëyi, te yi të’eky tyuk pyatsykitäknï, kiti yë’jïp jotmayatypy yë ne’ekï ku naxkijxy tï nta’any. n’ayojïp ku ja nmëëj tääk tï tsyoo’nï, ku ka uk  pënï, mëk ntajotmayëëky matsjumëjtyip. Ja ijty njaak majääwatypy jast ka’ ojts n’uk yik tëënï jatity ëts ëëkyny. 


Frío

Entonces se acercó para calentarme los huesos, ofreciendo tabaco o café. Sería bueno tener ambos. Es el aire bastante frío y la tierra muy seca (recuerda a esos viajes escapando del sol y del agua misma). Pero sigo confundido, inseguro de haber despertado aunque esa iluminación solar prefiere hablarme cuan tarde decido levantarme este día. Por la ventana desaparece la sombra compañera al notar el rostro anciano de mi abuela husmeando a través del cristal. Ella es tan sabia como el tiempo mismo. No quiso despertarme antes de tiempo, cual si fuera arriesgar una vida gatuna en el sueño alcohólico; preparó su brebaje con hierbas silvestres ¿o salvajes? [de hecho, creo que sigo durmiendo en casa de mis padres cuando era joven] y me llama a comer; me siento animado a asistir al desenfreno, pero el cuerpo me pesa tanto que creo haberlo olvidado en otra parte. Hago esfuerzo sobrehumano, me siento, el petate viejo se ha estirado, confieso: no me importa lo que le suceda. Sin embargo estoy en el piso. Lamento la muerte de mi abuela hace dos años. La extraño más que nunca... Era el poco aliento que dejé ir sin preguntarle por qué estaba muerto.


(Texto publicado en Istmo Autónomo, hoy Revista Guidxizá, número 4; correspondiente al período enero-febrero de 2005)


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Na Aurora Ríos. Ixtaltepecana

Victoria Guzmán Cabrera

Retratos de Nuestra Historia ―Proyecto del Comité Melendre― presenta esta hermosa fotografía de Na Aurora Ríos Figueroa (99 años).
     La familia materna de Na Aurora, se dedicó a la producción y comercialización de achiote y chocolate. El achiote es uno de los condimentos indispensables en la cocina zapoteca istmeña; así como el chocolate, utilizado para los moles o como bebida. 
     Como la mayoría de las mujeres binnizá, Na Aurora se dedicó al comercio: vendía totopos, queso, entre otros productos. 
     Tuvo 12 hijos, los cuales creció y educó con las enseñanzas que heredó de sus padres. 
     Entre sus actividades sociales estaba asistir a las regadas de frutas, con su jicalpextle lleno de dulces, que eran repartidos entre el pueblo. También tenía gusto por el baile. La forma de interpretar los sones lo aprendió de su abuela. Nunca faltaba a las fiestas para bailar son yaa.
     Actualmente vive en La Mata, agencia municipal de Asunción Ixtaltepec.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

El golaba, cargo zapoteca

Beatriz Cruz López

Esta semana la Biblioteca Digital de Historia Zapoteca recomienda el trabajo de Damián González y Vladimir Jiménez titulado: “Avatares del poder. Análisis etnohistórico y lingüístico del cargo zapoteco de golaba”.
     En este artículo, los autores hacen un amplio recorrido documental para ubicar la presencia y las funciones del cargo golaba en distintas regiones zapotecas (Sierra Sur, Valles e Istmo), desde la época colonial hasta nuestros días.
     Apoyados en el análisis de fuentes históricas, la etnografía y la lingüística, los autores discuten las semejanzas y diferencias del golaba con el cargo nahua de tequitlato, al que se le ha asimilado; también proponen una explicación de sus funciones dentro de las comunidades zapotecas así como de los cambios y fusiones que éstas han experimentado a lo largo del tiempo.
     Este trabajo constituye, como sus autores se lo propusieron, una antecedente que puede estimular el estudio de los cargos zapotecos que ostentan fuertes raíces prehispánicas.
     Se puede descargar desde:

Ficha completa: Damián González Pérez y Vladimir Jiménez Cabrera, “Avatares del poder. Análisis etnohistórico y lingüístico del cargo zapoteco de golaba”, en Relaciones. Estudios de historia y sociedad, Núm. 127, Vol. XXXII, Verano 2011, pp. 223-244.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]


‘Cine en el firmamento’ con Los Cometas y el Comité Melendre

*La actividad se realizará en la Unidad Deportiva “Veinte de Noviembre” de Juchitán, Nación Zapoteca.

Como una de las ultimas actividades a realizarse este año que termina, Los Cometas y el Comité Melendre ―a través de su Proyecto Cine para todos (¡Todos para el cine!)― presentarán ‘Cine en el firmamento’, este viernes 21 de diciembre, a las 18:00 horas, en la unidad deportiva “Veinte de Noviembre”, ubicada en la Primera Sección de Juchitán.
     ‘Cine en el firmamento’ consiste en la proyección de la película infantil Porco Rosso, del célebre director Hayao Miyasaki, además del tráiler del documental El viaje del cometa, de Ivonne Fuentes Mendoza. Tras la proyección, se ofrecerá al público la posibilidad de admirar los astros, así como conocer más del tema, de la mano de nuestros visitantes astrónomos y de sus fieles acompañantes: los telescopios.
     Los Cometas es como se conoce desde el año 2002 a Enoc Fuentes López, paisano binnizá, y a su esposa María Luisa Aguilar Aranda, originaria de Guanajuato. Los dos astrónomos aficionados, miembros de la Sociedad Astronómica de Baja California ―lugar en que radican―, llegaron al Istmo de Tehuantepec hace aproximadamente tres meses, con su proyecto “Astronomía por México”, mismo que iniciaron de manera independiente, desarrollándolo todos los viernes en la unidad deportiva antes mencionada.
     Valiéndose únicamente de sus pensiones como profesores jubilados, han viajado por toda la República con sus telescopios, instalándose en campos abiertos, parques o en plena vialidad, considerando que “cualquier rincón con un poco de obscuridad es apto para apreciar los astros”, según comentó el maestro Enoc Fuentes. Lo anterior con el firme objetivo de acercar la astronomía a la sociedad, sin percibir ningún tipo de remuneración económica por su labor.
     Cine para todos, cuyo objetivo es mostrar a los zapotecas  el séptimo arte de forma gratuita, no recibe subsidios institucionales ni de agrupaciones políticas para llevar a cabo sus actividades. Estas son posibles gracias al trabajo voluntario de sus integrantes, así como a las colaboraciones, también voluntarias, de personas que simpatizan con esta noble causa. Como en todas las funciones que ha realizado, no faltarán las palomitas tradicionales y botanas saludables como pepinos y jícamas, así como aguas frescas.
     Es una muy  buena  oportunidad para la astronomía, “ya que esa noche tendremos luna”, como afirmó el maestro Enoc. 
     Para más información, pueden consultar la página oficial de Cine para todos (¡Todos para el cine!) en Facebook. ¡No falten!


[Nota publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Guidxizá (suplemento), Año I, N° 21 - Dom 16/Dic/2012


EDITORIAL 21

Una vez superada la primera etapa de este suplemento, se hace imprescindible seguir navegando en el torrente de nuestra cultura. Y nada mejor que hacerlo de la mano de actividades recreativas como las que se anuncian en el interior de estas páginas.
     El Comité Melendre realizará dos eventos culturales en días próximos. Primeramente Cine en el firmamento, el día viernes 21 de diciembre en la ciudad de Juchitán. Un día después se inaugurará la exposición colectiva denominada Veinte artistas gráficos de Guidxizá. Estas dos actividades serán gratuitas para el disfrute de los sentidos, por el gusto de brindar sanas alternativas a los paisanos de la región.
     En este vigesimoprimer número, Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos comparte contenidos de cinco Proyectos: La Biblioteca Digital de Historia Zapoteca recomienda un excelente trabajo de investigación, que nos permitirá “estimular el estudio de los cargos zapotecos que ostentan fuertes raíces prehispánicas”, tal como comenta Beatriz Cruz. Cabe recordar que todos los textos recomendados por esta Biblioteca son de consulta y descarga gratuita. Retratos de Nuestra Historia nos presenta la imagen de una bella abuelita de 99 años. TvMelendre invita a consultar el más reciente archivo audiovisual subido a YouTube, que corresponde a la participación del Colectivo La Tregua en el VII Festival Cultural Neza Lidxe’. De la Revista Guidxizá retomamos un texto en lengua mixe, para conocer la escritura de nuestros hermanos serranos. Finalmente, nos da muchísimo gusto anunciar la integración de Gonzalo Jiménez al equipo de colaboradores del Comité Melendre, quien apoyará en varios de los proyectos de la organización, como por ejemplo, Memoria Gráfica Zapoteca, que en esta edición comparte una imagen de casi cien años de antigüedad.
     Seguimos caminando, ejerciendo cada día nuestro derecho a ser como somos y a soñar el futuro que queremos. Seguimos cimentando el porvenir, para que pronto podamos construir en él una mejor realidad. Por la Unidad Zapoteca.


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Efemérides: 13 de Diciembre de 1855


El 13 de diciembre de 1855, como consecuencia de la Revolución de Ayutla, fue ejecutado Máximo Ramón Ortiz, célebre político tehuantepecano que había tenido un papel destacado en la vida pública del Estado de Oaxaca desde los años cuarenta, cuando fungió como Administrador de Alcabalas y líder de una facción de su población en distintos movimientos armados
     Fue Gobernador del Departamento de Tehuantepec cuando éste dependía de Oaxaca. Se desempeñó, asimismo, como Gobernador del Territorio Federal del Istmo, cuando fue proclamado en mayo de 1853, al triunfar la rebelión encabezada por Ortiz y José Gregorio Meléndez.


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 21, Dom 16/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]



Susana Peralta

Originaria de Guizii, Guidxizá (Tehuantepec, Nación Zapoteca), incursiona en la fotografía durante sus estudios en la Universidad América, en la que aprendió los conocimientos básicos (orígenes, procesos de revelado en cuarto obscuro, manejo de la cámara réflex análoga) con el fotógrafo Edgar, de Foto Estudios Leo.
     Estudió fotografía digital y fotografía publicitaria con Shuk Pomposo, de Foto Club. Aprendió acerca de restauración de fotografías antiguas por medio software,  y fotografía profesional y de estudio con la fotógrafa y diseñadora Claudia Daowz, de Fotografía Profesional Allegro.
     Ha participado en un par de exposiciones colectivas en la Casa de la Cultura de Tehuantepec.
    Su principal estímulo proviene de la mujer tehuana: fuerte y trabajadora; así como de las costumbres y tradiciones de Guizii.


[Imágenes publicadas en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

'Tehuana', de Saúl Martínez, en la interpretación de Martín Chacón



Natalia Cruz 

La esencia de la mujer zapoteca del Istmo de Tehuantepec ha sido inmortalizada a través de lo que se ha convertido en la imagen que la representa: la tehuana. Ataviada con traje de gala, bordado el terciopelo con un jardín multicolor de hermosas flores; coronada en pies y cabeza con el holán de la enagua y el resplandor, se convirtió en un ícono que ha ido recorriendo el mundo entero, y empieza a trascender épocas.  

Y no es coincidencia la fascinación y encantamiento que provoca en propios y extraños dicha imagen, pues representa cualidades inherentes a la naturaleza de las mujeres de nuestro pueblo: la dignidad, el garbo, la fuerza de carácter, el trabajo, la disciplina y abnegación como madre y esposa, el amor a sus raíces. Pero también la ternura, la gracia y la sensualidad femenina.

Muchos son los poetas y músicos; pintores, escultores y escritores que se han inspirado en nuestras mujeres, habiendo consagrado gran parte de su creación para emularla. Recordemos que varios de nuestros más representativos sones llevan el nombre de una mujer: Petrona, Juanita, Vicenta, Paulina... Y ni hablar de las canciones de amor de Chu Rasgado, Eustaquio Jiménez Girón o César López, por ejemplo, quienes siempre estuvieron prendados de una musa.

Saúl Martínez, el inolvidable Trovador del Recuerdo, no se quedó atrás. Construyó con sus hermosos versos un altar digno de la diosa zapoteca representada en la imagen universal de nuestras mujeres: la Tehuana

Cuando Dios hizo los cielos
y la tierra creó,
tuvo tempestad de celos,
y en sus divinos anhelos,
de un lucero te formó.

En esta ocasión, Sonidos de la Nación Zapoteca recomienda este tema en la emotiva interpretación de Martín Chacón, quien le brinda con su voz una sensibilidad única. Para escucharlo y descargarlo de manera gratuita,  junto con  los más de 280 archivos de música que componen actualmente esta fonoteca virtual del Comité Melendre, pueden ingresar a www.facebook.com/SonidosdelaNacionZapoteca y a http://www.comitemelendre.blogspot.com.

Para descargar el tema anterior, ingrese a: Tehuana.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Llené tu cuerpo

Guillermo Petrikowsky Reyes

Llené tu cuerpo con repertorio de caricias.
Tu territorio núbil
lo cubrí con vastedad de besos.
No fue suficiente
para vencer tu resistencia.
No pude depositar en ti
el cálido licor de mi placer.
Te dejé, entonces,
con los rubores del deseo,
sobre la frustración de mis proyectos:
en medio de una serenata de jadeos.
Benévola, la noche,
cubrió con sus vergüenzas
el furtivo pasadizo de mi impotencia.
Así, un canto de bronce ensortijado
llegó con el beso conciliador
de las estrellas.


(Poema publicado en la Revista Guidxizá, número 16, Junio de 2012)


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Un maya en tierras zapotecas

Victoria Guzmán Cabrera

Retratos de Nuestra Historia ―Proyecto del Comité Melendre― les comparte la fotografía de Ta Zeferino Chan Chan (83 años). A tierras zapotecas han llegado a vivir personas pertenecientes a otras etnias que supieron integrarse a nuestra dinámica como pueblo. Ta Zeferino, hombre maya, partió de su natal Progreso, en Yucatán, al puerto de Salina Cruz, a la edad de 25 años. 
     Trajo consigo a su familia: su esposa, la señora Carmen Manzano, y siete hijos. Se desempeñó en el oficio de la pesca de camarón. En esos viajes mar adentro, vivió diferentes experiencias, algunas tan dramáticas como los naufragios. Él nos cuenta: “Me había perdido cinco días, estábamos pescando camarón y el barco se fue a pique.  Afortunadamente sabíamos nadar. Siempre le decía a mi esposa que yo sé que salgo pero no sé si vaya a regresar”. 
     Actualmente, con sus 83 años a cuestas, Ta Zeferino se ha retirado del trabajo. Sin embargo, sigue recreando las experiencias cuando  narra a sus nietos esas emocionantes historias vividas en el mar.      


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

El Mago de las Tijeras

Ivonne Flores

El Mago de las Tijeras era tehuano. Nacido en el Barrio Guichivere, su apodo le vino por su oficio de peluquero, mismo que desempeñó por casi setenta años. Su nombre completo: Juan de Dios Velásquez Rojas.
     De pequeño solía acompañar a su madre a vender tamales de iguana, muy típicos de la región istmeña. Le gustaba quitarle el huevo a los tamales y comérselos a mitad del camino (al regreso, ya sabía que le tocaría tremendo regaño).
    Hijo de Serapio Velásquez Bolán y de Micaela Rojas, fue el tercero de cuatro hermanos. Se casó con Anastasia Matus Vargas. Tuvieron tres hijos: Francisca, Josefina y Lucía Velásquez Matus. 
     Abuelo de ocho, bisabuelo de cuatro y amigo de todos, nació el 8 de marzo de 1925. Aprendió el oficio en la Ciudad de México, donde radicó por varios años, para después irse a vivir a Matías Romero, lugar en el que comenzó a desempeñarse como peluquero. Aprendió viendo y echando a perder muchos cortes, como él mismo decía.
     Posteriormente regresó al terruño, e instaló su peluquería en la Avenida Ferrocarril número 65, del Barrio San Sebastián. Cortó el cabello a Presidentes Municipales, atendió a Gobernadores estatales, así como a jerarcas de la Iglesia Católica en nuestra región.
     Cuando llegaba un cliente, le platicaba anécdotas y experiencias. Tenía por costumbre hacer ruido con las tijeras; clásico de los peluqueros de antaño. Sus historias remitían a los tiempos de cuando fue pequeño, ya que conoció a muchos personajes que vivieron o visitaron el Istmo de Tehuantepec. Clientes antiguos, pero también nuevos, como el señor Miguel Salud de León, originario de San Blas Atempa, quien le tomó gran afecto.
     Ta Juan de Dios hablaba español y zapoteco. Aunque de niño sólo aprendió el castellano, su oficio le permitió recuperar el  idioma de los ancestros, ya que muchos de sus visitantes se comunicaban en didxazá.
     Fue amigo de marinos, soldados y federales de camino, varios de los cuales eran clientes desde la infancia. Durante la espera tomaban una revista y se sentaban a platicar de cuando iban de pequeños con sus padres. Después, ellos también llevaron a sus hijos.
     Muchas historias pasaron por su silla, donde Papá Juan, como también lo recuerdan sus nietas, solía contar y platicar anécdotas que quedarán para siempre en la mente de quienes visitaron su pequeño establecimiento. 
     Hoy él es un personaje más de Tehuantepec. A pesar de que se ha marchado, siempre existirá Juan de Dios, pues también sabía escuchar atento los relatos y congojas de sus amigos. Ya no lo miraremos por las calles. Sólo queda su peluquería Juvenil, lugar cargado de alegría, que vio pasar el tren cientos de veces. 
     Difícilmente volveremos a saber de una persona como él en Tehuantepec, que en cada movimiento prodigaba a todos un mensaje de afecto de forma natural y alegre. Seguramente, en donde se encuentre, El Mago de las Tijeras seguirá contando historias y anécdotas interesantes. Mientras tanto, quienes lo conocimos, siempre lo recordaremos.


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]


Primera exposición colectiva de 'Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos'

*La Casa de la Cultura de Guizii albergará más de 20 obras de artistas gráficos de nuestra región.

El próximo sábado 22 de diciembre se inaugurará la primera exposición colectiva del suplemento cultural Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, Proyecto del Comité Melendre que ha logrado compilar un extenso portafolio de artistas gráficos de nuestra Nación Zapoteca. 
     El objetivo de la sección Gráficos es dar a conocer el talento y trabajo de todos nuestros paisanos, quienes también han sido reconocidos en exposiciones a nivel nacional e internacional, como es el caso de Teresa Álvarez, Claudia Daowz, Nelson Morales y el Colectivo Chiquitraca, por mencionar algunos. Además de que estamos atestiguando el inicio y crecimiento de una nueva generación que impulsa las artes gráficas en nuestra región.
     Veinte artistas gráficos de Guidxizá ―como se denominará la muestra― tendrá como primera locación la Casa de la Cultura de Guizii, contando con la participación de cada uno de los artistas que han sido publicados en los primeros 20 números del suplemento que se publica en El Sur, diario de circulación regional. 
     La exposición, que iniciará el 22 de diciembre, concluirá el 18 de enero de 2013. La muestra también visitará algunas otras poblaciones de la Nación Zapoteca, como Salina Cruz, Juchitán, Ixtepec y Unión Hidalgo.
     Para mayor información, puede consultarse la página oficial de Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos en Facebook o Issuu, en donde se encontrará el extenso portafolio de los primeros 20 artistas.


[Nota publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Guidxizá (suplemento), Año I, N° 20 - Dom 09/Dic/2012

EDITORIAL 20

Los binnizá contamos en veintenas. Cuarenta (que en español es ‘cuatro decenas’) se dice en zapoteco: Chupa late gande (‘dos veces veinte’). Por eso sentimos que hoy culmina el primer ciclo de este suplemento cultural. 
     Llegar a veinte ediciones bien cuidadas no es tarea sencilla. Menos todavía cuando se hace sin subsidios gubernamentales ni de ninguna otra índole, sino principalmente con el esfuerzo disciplinado de los participantes.
     El testimonio que cada número va dejando es muy importante. Tal vez en el futuro cada uno de los ejemplares de Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos sirva como referente del tiempo que nos está tocando vivir en el ámbito cultural. 
     Coronaremos esta primera veintena con una exposición gráfica de los participantes del suplemento, cuyos pormenores encontrarán en el interior de estas páginas. 
     En esta ocasión, la Campaña por la Memoria Histórica Zapoteca transcribe un fragmento de Charles Brasseur, investigador francés que pasó por la región istmeña hace de 153 años. Retratos de Nuestra Historia cuenta la historia de un maya en Salina Cruz. Sonidos de la Nación Zapoteca recomienda un tema de Saúl Martínez interpretado por Martín Chacón. La Revista Guidxizá reproduce un texto de Guillermo Petrikowsky, poeta ixtepecano. En los Gráficos: Susana Peralta, de Tehuantepec. 
     Con gusto anunciamos el inicio de la sección Colaboraciones, que en los números subsecuentes enriquecerá el contenido, y que en esta ocasión nos refiere la vida de un famoso peluquero tehuano.
     Cuando un ciclo termina, otro comienza. Por ello deseamos que las veinte ediciones próximas, sean todavía mejores.


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Efemérides: 5 de Diciembre de 1911


El 5 de diciembre de 1911 fue ejecutado en el pueblo de Matías Romero, José F. Gómez, líder zapoteca que luchó por la autonomía política de los Distritos de Tehuantepec y Juchitán, para constituir un Territorio Federal. 
     Murió junto a ocho de sus hombres. Dos miembros de su escolta, que lograron saltar del tren, con las manos atadas a la espalda, dieron el testimonio. Los hombres fueron enterrados en Chihuitán, y posteriormente trasladados al atrio de la Parroquia de San Vicente Ferrer, en Juchitán, en donde se encuentran hasta el día de hoy. 


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 20, Dom 09/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Jacciel Morales

Es oriundo de Unión Hidalgo, Patria Zapoteca. Estudió Comunicación, especializándose en fotoperiodismo. 
     En 2005 pasó a formar parte del equipo de colaboradores de la Agencia de Fotografía de la revista Proceso: "Fotoproceso". 
     Ha montado diversas exposiciones, tanto a nivel regional y nacional, como internacional, compartiendo escenarios con fotógrafos de talla mundial como: Antonio Turok, Eniak Martinez, Alejandro Echeverría, Nikola Fiorelli y Federico Gama.
     Su trabajo se enfoca, principalmente, en rescatar los instantes del fotoperiodismo. Su pasión por la lente lo sigue estimulando a buscar minuciosidades, capturándolas a través de la luz para regocijo de la sociedad.


[Imágenes publicadas en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 19, Dom 02/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Un ejemplo del repartimiento entre los zapotecas de Villa Alta

Beatriz Cruz López

Esta semana la Biblioteca Digital de Historia Zapoteca recomienda el trabajo de Luis Alberto Arrioja Díaz Viruell, titulado: “Repartimiento y violencia en el partido de Villa Alta (Oaxaca), 1789-1805”. 
     El repartimiento fue un sistema mercantil colonial que estuvo en manos de los jueces españoles que administraban justicia en cada una de las regiones de la Nueva España. A través de él, las autoridades españolas locales daban dinero, insumos o productos de regiones lejanas a los indios de su jurisdicción, a cambio de un pago con productos regionales. 
     Este intercambio permitía a los funcionarios obtener recursos para sufragar los gastos de su oficio y su manutención, y a los pueblos obtener ingresos monetarios y comercializar sus excedentes. Sin embargo, este sistema muy rápido empezó a beneficiar mucho más al sector español que al indígena. 
     A pesar de su prohibición, en las últimas décadas de la era colonial el repartimiento se mantuvo, y su carga se volvió sumamente pesada y a veces intolerable, pues su continuidad se sustentó muchas veces en la violencia institucional. 
     En este texto, Luis Alberto Arrioja examina varios casos en que se utilizó la violencia contra la gente de la jurisdicción de Villa Alta, quiénes eran los encargados de ejercerla y en qué momentos.

Se puede descargar desde:

Ficha completa: Luis Alberto Arrioja Díaz Viruell, “Repartimiento y violencia en el partido de Villa Alta (Oaxaca), 1789-1805”, en Boletín del Archivo General de la Nación, Sexta Época, Núm. 11, 2006, pp. 68-95.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre. Año I, N° 19, Dom 02/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]


Yoo lidxe’ / Casa primera


Natalia Toledo
Yoo lidxe’ 

Natalia Toledo

Dxi guca’ nahuiini’ guse’ ndaani’ na’ jñaa biida’
sica beeu ndaani’ ladxi’do’ guibá’.
Luuna’ stidu xiaa ni biree ndaani’ xpichu’ yaga bioongo’.
Gudxite nia’ strompi’pi’ bine’ laa za,
ne guie’ sti matamoro gúca behua xiñaa bitua’dxi riguíte nia’ ca bizana’.
Sica rucuiidxicabe benda buaa  lu gubidxa zacaca gusidu lu daa,
galaa íque lagadu  rasi belecrú.
Cayaca gueta suquii, cadiee doo ria’ ne guixhe, cayaca guendaró,
cayaba nisaguie guidxilayú, rucha’huidu dxuladi,
ne  ndaani’ ti xiga ndo’pa’ ri de’du telayú.


Casa primera

De niña dormí en los brazos de mi abuela
como la luna en el corazón del cielo.
La cama: algodón que salió de la fruta del pochote.
Hice de los árboles aceite, y  a mis amigos les vendí
como  guachinango la flor del flamboyán.
Como secan los camarones al sol,  así nos tendíamos sobre un petate.
Encima de nuestros párpados  dormía la cruz del sur.
Tortillas de comiscal, hilos teñidos para las hamacas,
la comida  se hacía con  la felicidad de la llovizna sobre la tierra,
batíamos el chocolate,
y en una jícara  enorme nos servían  la madrugada.

(Este poema fue publicado en la revista Istmo Autónomo, hoy Revista Guidxizá (Nación Zapoteca), Año I / Nº 5, correspondiente al período Marzo-Abril de 2005).


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 19, Dom 02/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Ta Julián y Na María

Victoria Guzmán Cabrera

Retratos de Nuestra Historia presenta esta hermosa fotografía de Na María Toledo Ríos (80 años) y Ta Julián Jerónimo Cruz (82 años), ambos de Guidxiguiaati’ (Ixtaltepec), quienes llevan 62 años de matrimonio, con doce hijos procreados: seis mujeres y seis varones. Se conocieron en los bailes del pueblo, a los que acudían ataviados con sus mejores ropas.
     Ta Julián es carpintero, oficio que heredó de su padre. La gente del pueblo le encarga roperos, mesas, baúles, butacas, entre otros muebles y enseres. Cuando sus nietos eran pequeños les inculco la enseñanza de la música. Sentados en su banqueta interpretaban melodías en guitarra.
      Na María es ama de casa. Sus labores cotidianas se basan en mantener el orden del hogar, realizar los ricos alimentos y, en ocasiones, preparar tortilla para vender. Na María Julián, como es conocida, posee una elegancia natural. Por las tardes se le puede ver sentada en una butaca, gustosa de colocar sus trenzas de colores en la cabeza, acompañadas de sus floreados huipiles, escuchando a Ta Julián tocar música de nuestra estirpe. 
     ¡Tantas historias que podemos recorrer en nuestras comunidades! La tarea del Comité Melendre es honrar a cada uno de nuestros abuelos, pues como sus descendientes es nuestro deber.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 19, Dom 02/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

El Comité Melendre presenta la conferencia “De José Gregorio Meléndez a José F. Gómez”, en el Parque Central de Juchitán

*El evento se enmarcó en el programa Esencia, alegoría y defensa de los zapotecas, realizado por el Colectivo Los Galácticos. 

El sábado 24 de noviembre el Comité Autonomista Zapoteca “Che Gorio Melendre” participó en la actividad Esencia, alegoría y defensa de los zapotecas, del Grupo Alternativo y Cultural Los Galácticos.

En la mesa estuvieron dos miembros del Comité Melendre: el Presidente del Consejo Directivo, Gubidxa Guerrero (quien además es etnohistoriador, egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia), y la Responsable de la Comisión General de Logística, Juquila A. Ramos Muñoz. Como anfitrión: Marcos Trujillo, El Galáctico, coordinador de esta actividad. En la música se contó con la intervención de Giovanni Gutiérrez, talentoso intérprete de piezas tradicionales y contemporáneas.

Juquila Ramos, además de presentar al conferenciante, reseñó sucintamente las actividades que el Comité Melendre realiza por la transformación positiva de nuestra sociedad; prueba de lo cual son los doce Proyectos que actualmente desarrolla, cada uno de los cuales es muestra de trabajo solidario. Entre éstos se encuentran: Revista Guidxizá, con 17 publicaciones de mil ejemplares cada una; programa de radio Nuestros Pueblos, Nuestra Historia, con más de cinco años al aire; Biblioteca Digital de Historia Zapoteca, con un gran acervo bibliográfico; Sonidos de la Nación Zapoteca, con más de 180,000 descargas gratuitas; o la Campaña por la Memoria Histórica Zapoteca, en la que se visitó a más de ocho mil alumnos de nivel primaria hasta universitario.  

La conferencia, titulada “De José Gregorio Meléndez a José F. Gómez”, dio comienzo en punto de las seis de la tarde, ante el público reunido expresamente. Gubidxa platicó acerca de la vida de Che Gorio Melendre: sus inicios como soldado independentista, junto a Mariano Matamoros, pasando por los planes rebeldes de mediados del siglo XIX, la lucha por las salinas y los bienes comunales de los zapotecas, hasta la solicitud de crear el Territorio Federal del Istmo de Tehuantepec, y su realización el 29 de mayo de 1853 (precisamente el día de su muerte). 

La vinculación que existió entre Meléndez y Gómez fue, según nos comentó el ponente, la defensa de nuestros recursos naturales y la búsqueda de la autonomía política del Departamento de Tehuantepec respecto del Estado de Oaxaca, para que los zapotecas pudiéramos regirnos bajo leyes propias, teniendo una administración pública independiente. 

La conferencia se alternó con la magnífica participación musical de Giovanni Gutiérrez, finalizando con una ronda de preguntas y respuestas, en la que los asistentes pudieron resolver sus dudas. 

Con este tipo de actividades conjuntas, se tienden lazos de fraternidad entre colectivos y se brindan más y mejores opciones a la población de la región. Enhorabuena.


[Nota publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 19, Dom 02/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Guidxizá (suplemento), Año I, N° 19 - Dom 02/Dic/2012

EDITORIAL 19 

Cada palmo de la Nación Zapoteca tiene su propia historia. Los pueblos y ciudades cuentan hechos que sirven de referencia al viajero y a los actuales habitantes; pero que también pueden permitirnos redimensionar la importancia de cada barrio y cada paraje.
     En esta ocasión Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos reproduce un fragmento escrito por el General Porfirio Díaz, quien fuera mandatario de nuestro país durante más de treinta años. La singularidad de dicho texto reside en que recrea los lugares recorridos antes, durante y después de una importante batalla; además de que es una referencia histórica importante por los hechos mismos ahí relatados. Cortesía de la Campaña por la Memoria Histórica Zapoteca.
     En Noticias del Comité Melendre, se reseña la presentación de la ponencia: “De José Gregorio Meléndez a José F. Gómez”, en el Parque Central de Juchitán, como parte del programa Esencia, alegoría y defensa de los zapotecas, promovido por el Espacio Independiente Los Galácticos. El trabajo es la mejor manera de estrechar vínculos entre grupos que procuran el bienestar de la ciudadanía.
     Para complementar el conocimiento de nuestro devenir en el tiempo, la Biblioteca Digital de Historia Zapoteca recomienda un texto sobre el repartimiento en Villa Alta. Por otra parte, Retratos de Nuestra Historia presenta a un amoroso matrimonio originario de Ixtaltepec. Y la Revista Guidxizá comparte la pluma de la juchiteca Natalia Toledo, quien rememora su pasado de pies descalzos. 
     La sección de Gráficos ―referente visual impensable entre los artistas de la lente― reproduce algunos trabajos de Jacciel Morales, fotoperiodista originario de Ranchu Gubiña (Unión Hidalgo).  
     Esperamos que este número siga contribuyendo a la revaloración de nuestra cultura y a la reafirmación de nuestra identidad étnica zapoteca.


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 19, Dom 02/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Efemérides: 24/Nov/1837 y 30/Nov/1906


El 24 de noviembre de 1837 nació en la Villa de Tehuantepec, Juana Catarina Romero, mejor conocida como Juana Cata. Mujer que ―en tiempos en que el voto femenino ni siquiera constituida un derecho en nuestro país― alcanzó gran poder político y social. Es recordada por el apoyo que dio a la educación de la región istmeña, especialmente en su población natal.
     El 30 de noviembre de 1906 vio la luz en el pueblo de Ixhuatán (Juchitán), Andrés Henestrosa, escritor que dio impulso decisivo a la lengua zapoteca (en ese entonces excluida de la vida intelectual mexicana), autor de Los hombres que dispersó la danza, y de los versos de La Martiniana (sobre el son tradicional La Micaela).



[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 19, Dom 02/Dic/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Alejandro Sibaja



Nació el 6 de marzo de 1980 en Guizii, Guidxizá (Tehuantepec, Patria Zapoteca). Desde pequeño se interesó por la cultura y las artes, incursionando en la danza folklórica. A la fotografía se aficionó de joven, pues tenía inquietud por mostrar los momentos y la riqueza cultural de los zapotecas istmeños.
     Tomó el Taller de Fotografía del programa Habitad 2011, en Tehuantepec, impartido por Claudia Romero Daowz; participando en su primera exposición fotográfica colectiva durante ese mismo año.
     En la actualidad sigue capturando instantes, sabiendo que con esto puede llegar a inmortalizarlos.




[Imágenes publicadas en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Ndaniguiaa, en la interpretación de Antonio Cisneros y la Orquesta Primavera



Natalia Cruz

Comitancillo es uno de los pueblos más antiguos de la planicie costera del Istmo de Tehuantepec. Esta comunidad era parada obligada para quienes transitaban por el viejo camino real, al ir de Tehuantepec a Juchitán. A medio camino se detenían en Ndaniguiaa ―nombre en didxazá con que se conoce a esta población― a comprar viandas y otras cosas, en un mercado que estaba bien surtido con todo tipo de productos locales. 

De este lugar, famoso por la belleza de sus mujeres, y por el particular estilo en la elaboración del totopo, es originario el compositor Tomás Osorio Vargas, uno de los más prolíficos creadores musicales binnizá contemporáneos. 

Él nació en el año de 1925. Pertenece a una generación de transición entre antiguos maestros como Chu Rasgado y Eustaquio Jiménez Girón (con cuyos estilos de composición tiene elementos en común) y los recientes, como Hebert Rasgado y César López. Hoy, con 87 años, sigue creando hermosos sones, valses, boleros, baladas, sambas, cumbias, rancheras, salsas y tangos, entre otros géneros. 

Ndaniguiaa es un precioso son istmeño, con el que Tomás Osorio rinde un sentido tributo a su terruño y a sus ancestros, en quienes reconoce y a quienes agradece la grandeza de su origen.

Esta semana, Sonidos de la Nación Zapoteca recomienda este tema en la interpretación del tenor Antonio Cisneros, acompañado magistralmente por la Orquesta Primavera, bajo la dirección del maestro Javier Hernández. Para escucharlo y descargarlo de manera gratuita junto con los más de 290 temas que componen en la actualidad esta fonoteca virtual del Comité Melendre, pueden acceder a www.facebook.com/SonidosdelaNacionZapoteca y a http://www.comitemelendre.blogspot.com.

Para descargar el tema recomendado, ingrese al siguiente vínculo: Ndaniguiaa.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Retrato de Na Antonia Lino, durante el siglo XIX

Victoria Guzmán Cabrera

Memoria Gráfica Zapoteca ―Proyecto del Comité Melendre― les presenta este retrato de  Antonia Cruz, mejor conocida como Na Antonia Lino; imagen que cuenta con más de 150 años de antigüedad.  
    Na Antonia fue esposa de Angelino Jiménez. Juntos procrearon ocho hijos, a quienes inculcaron la importancia del trabajo. Ambos originarios de Asunción Ixtaltepec.
     En el tiempo de los rebeldes, Na Antonia se mudó con sus hijas, ya establecidas en San Jerónimo (hoy Ixtepec), en donde se dedicaron a la venta de pan, a la fabricación del jabón negro y velas, así como también a la comercialización de la tinta de añil.
     Esta fotografía es propiedad de la familia Mumenthey, de Ixtepec, a quienes agradecemos por esta valiosa aportación, que enriquecerá el acervo visual de nuestra nación zapoteca.



[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Una novela histórica sobre la realeza zapoteca

Beatriz Cruz López

Esta semana la Biblioteca Digital de Historia Zapoteca ―Proyecto del Comité Melendre― comparte la obra literaria titulada El Rey Cosijoeza y su familia, de Manuel Martínez Gracida. 
     Este libro, que su autor presentó en el siglo XIX como una "Reseña histórica y legendaria de los últimos soberanos de Zaachila", por ser más una novela que un texto de investigación histórica, fue sin embargo retomado por varios investigadores como fuente histórica, sin un examen previo. Aún en nuestros días algunas personas conceden más veracidad a esta obra que a las mismas fuentes históricas y de archivo que la contradicen. 
     A pesar de esta situación, como obra literaria El rey Cosijoeza y su familia es un clásico que debemos conocer para valorar su información en su justa dimensión. 
     Se puede descargar desde:

     Ficha completa: Manuel Martínez Gracida, El rey Cosijoeza y su familia. Reseña histórica y legendaria de los últimos soberanos de Zachila. México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, 1888.

     Para contrastar la información de esta obra, recomendamos de nuestro mismo acervo: Una nueva historia zapoteca. La importancia de regresar a las fuentes primarias, de Michel Oudijk.
     http://issuu.com/bibliotecazapoteca/docs/nueva_historia_zapoteca


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

VII Festival Cultural Neza Lidxe’: Rotundo éxito

*Más de 300 personas se congregaron en la Col. Lorenza Santiago  Esteva

El miércoles 21 de noviembre el Comité Autonomista Zapoteca “Che Gorio Melendre”, llevó a cabo el VII Festival Cultural Neza Lidxe’ en el marco del decimosexto aniversario de la Colonia Lorenza Santiago Esteva, en la Séptima Sección de Guidxiguie’ (Juchitán), Guidxizá (Patria Zapoteca).

En un ambiente de sana convivencia, más de 300 personas se dieron cita para deleitarse con la participación de los artistas invitados. El Grupo de Danza Coyolicatzin nos presentó diferentes cuadros, en los que la versatilidad de sus jóvenes integrantes se pudo apreciar con cada paso de baile. El Colectivo La Tregua hizo cantar y aplaudir a los asistentes a lo largo de su magnífica intervención. Por su parte, el instructor de artes marciales chinas, Daniel Hernández Antonio, exhibió rutinas con las cuales el público más pequeño quedó maravillado, ya que permitieron ver el entrenamiento, disciplina, y capacidad que tienen las personas que practican este deporte.

El Coordinador del VII Festival Cultural Neza Lidxe’, Elvis Valdivieso López, integrante del Consejo Directivo del Comité Melendre, comentó: “Cada año el Festival logra reunir a más personas, no sólo de la Colonia o de la Séptima Sección, sino de diferentes zonas de Juchitán. Contamos con la participación de artistas que son una muestra del talento que hay en la Patria Zapoteca. Cabe mencionar, que el trabajo voluntario se desarrolló de forma conjunta con los vecinos y con la Casa de Cultura de Juchitán Lidxi Guendabianni’, quienes apoyaron al Comité Melendre para que este evento, como todos los que realizamos, fuera gratuito. Esperamos que el próximo año sea igual de emotivo y concurrido”.

Este evento se suma a la lista de actividades que el Comité realiza para el engrandecimiento de nuestros pueblos.



[Nota publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]














Compartiendo experiencias. El Comité Melendre en la Universidad Autónoma de Querétaro

*Actividad de la Jornada internacional de Diálogos sobre Revitalización en Lenguas Indígenas


Con una semana de anticipación se realizaron las pruebas técnicas. Una laptop y la conexión a internet desde un domicilio particular, servirían para romper la barrera de la distancia entre la Patria Zapoteca y el Estado de Querétaro. La razón muy válida, ya que se estaba llevando a cabo la Jornada Internacional de Diálogos sobre Revitalización en Lenguas Indígenas, enmarcada en el Ciclo Internacional sobre Procesos y Experiencias en las Lenguas y Culturas Amerindias.
     Desde las once de la mañana del miércoles 21 de noviembre, distintos especialistas fueron apareciendo en el monitor, compartiendo temas como “Experiencias con la lengua tzotzil en Chiapas” o “Educación intercultural bilingüe en Surinam”. La actividad pudo ser seguida en vivo por YouTube. 
     A las cinco de la tarde tocó el turno al Comité Melendre, que mediante el Presidente del Consejo Directivo, Gubidxa Guerrero, intervino bajo el título: “Esfuerzos en favor de la cultura y la lengua zapoteca”. 
     En media hora, el compañero se dio tiempo de mencionar los antecedente históricos de las luchas étnicas de los binnizá, especialmente en lo concerniente a José Gregorio Meléndez. Asimismo describió los inicios de la organización que hoy hace honor a su nombre. Refirió los doce Proyectos que actualmente realiza el grupo, tales como: Sonidos de la Nación Zapoteca, TvMelendre, Biblioteca Digital de Historia Zapoteca, Revista Guidxizá o Retratos de Nuestra Historia, mismos que se llevan a cabo sin ningún tipo de subsidio institucional o partidista.
     La intención fue dar a conocer los esfuerzos que tienden al reforzamiento y revaloración de la identidad zapoteca, pues generando conciencia de la etnicidad es como se podrán emprender las políticas públicas radicales que necesitamos en torno a la cultura y el arte.
     Desde la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Querétaro hubo una pequeña ronda de preguntas y respuestas, en la que algunos oyentes externaron sus dudas e inquietudes.
Poco después de las seis de la tarde se dio por terminada esta actividad, mientras en la Colonia Lorenza Santiago Esteva, Juchitán, daba comienzo un magno evento cultural promovido también por el Comité Melendre…



[Nota publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Guidxizá (suplemento), Año I, N° 18 - Dom 25/Nov/2012

EDITORIAL 18

“Cada semana imprimimos ―en uno de los periódicos de mayor tiraje en el Istmo― un suplemento cultural que, además de circular en papel, también se sube a la red donde se puede consultar y leer. Ahí damos a conocer no sólo las noticias del Comité Melendre, sino los contenidos de los diferentes Proyectos. De tal manera que, al día de hoy, ya hemos dotado de cierta coherencia a todos los contenidos que hemos venido trabajando: a la música, a las imágenes, a las historias de vida, a los poemas y artículos.
     Finalmente, estamos construyendo ―si se me permite decirlo― un discurso coherente, bien hecho, con responsabilidad. Todo esto con la intención de que la gente tenga más elementos para reconocerse y para revalorarse. Porque la idea es revalorar, tanto el trabajo, como el idioma, los usos, nuestras costumbres... Pero no sólo en un aspecto romántico, sino reconociendo la heterogeneidad de nuestra cultura”. 
     Las palabras con las que iniciamos este Editorial corresponden a un fragmento de la intervención del Comité Melendre en la Jornada Internacional de Diálogos sobre Revitalización en Lenguas Indígenas, que se realizó en la Universidad Autónoma de Querétaro, cuya reseña encontrarán en el interior de este número. Asimismo podrán enterarse de los pormenores del VII Festival Cultural Neza Lidxe’, llevado a cabo en la Colonia Lorenza, 7ª Sección de Juchitán.
     Este espacio de divulgación se complace en recomendar cuatro Proyectos: Sonidos de la Nación Zapoteca, que hoy reseña una melodía de Tomás Osorio Vargas, músico y compositor originario de Comitancillo; Memoria Gráfica Zapoteca, que reproduce el retrato, de más de un siglo de antigüedad, de Na Antonia Lino, altiva ixtaltepecana; la Revista Guidxizá, que presenta un texto bilingüe de Nelson Guerra, joven poeta juchiteco; y la Biblioteca Digital de Historia Zapoteca, que recomienda una novela leída de manera equivocada, utilizándola erróneamente como fuente historiográfica. En la sección de Gráficos presentamos el trabajo de Alejandro Sibaja, fotógrafo tehuano.
     Esperamos que esta edición de Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos siga alimentando el espíritu de nuestra estirpe; para que el eslabón de nuestra identidad se fortalezca.


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Efemérides: 25 de Noviembre de 1859



El 25 de noviembre de 1859, en plena Guerra de Reforma, el joven militar Porfirio Díaz ―entonces Gobernador y Comandante Militar del Departamento de Tehuantepec― derrotó a fuerzas conservadoras oaxaqueñas en una importante batalla librada en las inmediaciones de tres barrios tehuanos: Santa María, Lieza y Tagolaba.
     Las tropas liberales contaban con 370 milicianos, que consiguieron vencer a más de 1000 soldados, lo que le valió a Díaz ser ascendido a Coronel de Guardia Nacional. Lucharon como sus lugartenientes: el Capitán Francisco Cortés, originario de San Blas Atempa (en ese entonces Barrio de Tehuantepec), y el Teniente Coronel Pedro Gallegos, del pueblo de Juchitán.


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 18, Dom 25/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

Claudia Daowz

Fotógrafa originaria del puerto de Salina Cruz, Patria Zapoteca, que conjuga diversas técnicas en su quehacer artístico. Es Licenciada en Diseño Gráfico egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
     Ha tomado diversos talleres, entre los que destacan: Procesos antiguos de cianotipia, ivoritipo, y goma bicromatada, impartido por la Dra. Patricia Acuña; Ensayo, fotoperiodismo y fotografía documental, ofrecido por el maestro John Mraz Sikes; Taller de fotografía publicitaria, moda, arquitectura y retrato, dado por los maestros Ian Laransazú y Enrique Torresagaton.
     Ha sido merecedora de algunas distinciones, como: Mención Honorífica en la 2ª  Bienal de los Ángeles, USA, con la serie: Nosotros somos (1999); Reconocimiento de la Fundación Cultural Mexicana de Sydney, Australia (2003).

     Entre sus exposiciones individuales se encuentran:
Otros cuerpos, Rassegna di musica e arti visive. Sala Grande del Teatro Colosseo. Roma, Italia. 1994
Sólo un segundo, Museo Regional de Oaxaca, Ex-convento de Santo Domingo. Oaxaca, Oaxaca. 1991.

     De 1990 a la fecha, ha participado en 39 exposiciones colectivas, dentro y fuera del país.


[Imágenes publicadas en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 17, Lun 19/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]

'Paulinita', en la interpretación de Los Andariegos



Natalia Cruz

La música tradicional en la Nación Zapoteca, y, de manera especial, en el Istmo de Tehuantepec, se compone de una rica gama de sonidos que se nutre, tanto de antiguas raíces autóctonas, como de influencias de ritmos de otros pueblos del mundo en distintas épocas. 

Además del emblemático son istmeño, los músicos y compositores binnizá dibujan hermosamente el espíritu y la sensibilidad de nuestros pueblos a través de boleros, tangos, chilenas, huapangos, guarachas, valses, canciones rancheras, corridos, etc.

Uno de los ritmos predilectos por los creadores locales durante la primera mitad del siglo XX ―la cual ha sido una de las etapas más prolíficas en nuestra historia musical―, es el bambuco o la colombiana, que, como su nombre lo indica, proviene de Colombia. En este género, autores como Saúl Martínez, Jesús Rasgado y Maurilio López Guerra hicieron varias de sus más hermosas canciones.

Así también, el gran Eustaquio Jiménez Girón. Badudxaapa huiini sicarú, Guie’chita nubi, Mujercita buena y Rosa, son algunas de sus composiciones que pertenecen al ritmo referido.

Paulinita, también en este tenor, es una canción de amor que Taquiu Nigui escribió en 1927. En ella se expresa un cariño completo, entregado y dulce a una mujer con este nombre, de quien se espera ser correspondido de la misma manera.

Esta semana Sonidos de la Nación Zapoteca recomienda este tema en la brillante interpretación del Trío Los Andariegos, uno de los más antiguos de la Patria Binnizá. Para escucharlo y descargarlo de manera gratuita junto con los más de 290 temas que componen en la actualidad esta fonoteca virtual del Comité Melendre, pueden acceder a www.facebook.com/SonidosdelaNacionZapoteca y a http://www.comitemelendre.blogspot.com.

Para descargar el tema anterior, ingrese aquí: Paulinita.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 17, Lun 19/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]