Décimo cuarto programa: Conversando con Natalia Toledo

 
 Juquila Ramos Muñoz

Natalia Toledo, escritora zapoteca
Esta semana, el programa radiofónico Nuestros Pueblos, Nuestra Historia se engalanó con la presencia y voz de la escritora y diseñadora textil Natalia Toledo. 

Natalia Toledo compartió con el auditorio del programa de radio del Comité Melendre, sus proyectos, historia familiar, anécdotas, influencias e inspiraciones en la poesía, cuentos infantiles y su incursión en el diseño textil. 

En una plática amena, la escritora nos habló sobre su vida, el cambio de residencia de Juchitán, en la Nación Zapoteca, a la Ciudad de México, cuando tenía 8 años, y su único idioma era el didxazá. Nos contó también sobre sus poetas y pintores favoritos, de la vida junto a sus padres y su abuela de la Séptima Sección de Juchitán.   

Ndaani’ batanaya’ / De mis manos

Natalia Toledo


                                              Ni guicaa T. S. Elliot

Ndaani’ batanaya’ gule jmá guie’ naxiñá’ rini
ziula’ ne sicarú,
qui zanda gusiaanda’ dxiibi guxhanécabe naa guirá ni gule niá’.

Migración binnizá al Istmo de Tehuantepec / Muxe's. Beatriz Cruz y Víctor Cata, invitados.

Para escuchar y/o descargar el programa ingrese aquí.

Beatriz Cruz
Nuestros Pueblos, Nuestra Historia, programa radiofónico del Comité Autonomista Zapoteca "Che Gorio Melendre", presenta una emisión en la que participan como invitados especiales Beatriz Cruz López, etnohistoriadora zapoteca de Valles Centrales, especialista en lienzos coloniales y conflictos por tierra en pueblos indígenas; así como el maestro Víctor Cata, historiador, lingüísta y literato, oriundo de Juchitán. Conducen el programa Juquila A. Ramos Muñoz y Gubidxa Guerrero Luis.

Beatriz Cruz nos lleva a conocer nuestros orígenes como habitantes del Istmo de Tehuantepec; presenta las diferentes versiones de la llegada de los binnizá al Istmo; habla de documentos, códices y lienzos que reconstruyen la historia de los últimos gobernantes zapotecas de nuestra región y los motivos de la migración zapoteca de los Valles Centrales al Istmo de Tehuantepec.

Víctor Cata, brinda un punto de vista lingüístico, antropológico e histórico sobre el tema Muxe'. Define el termino, en tanto lingüista y nos guía para entender cómo se concebía la homosexualidad entre los zapotecas del siglo XVI. Además nos platica sus impresiones sobre el famoso documental Muxes: Auténticas, intrépidas y buscadoras de peligro de la Alejandra Islas, en el que participo como traductor e invitado. 
 

Von Tempsky en Tehuantepec y Juchitán en 1854. Invitado: Juan Gregorio Regino


*Invitado especial: Juan Gregorio Regino


La radio es uno de los medios de comunicación más tradicionales y que tiene más penetración en todos los sectores de la sociedad. Por eso es importante aprovechar ese instrumento y cuidar los contenidos que a través de ella se comparten.

Juan Gregorio Regino, escritor mazateco
Nuestros Pueblos, Nuestra Historia es el Proyecto radiofónico del Comité Autonomista Zapoteca “Che Gorio Melendre”, que consiste en un programa de una hora de duración, el cual se transmite en vivo todos los domingos en punto de las 9:00 de la mañana, a través de la estación comunitaria ‘Radio Totopo’, por la frecuencia 102.5 FM, en la Séptima Sección de Juchitán, Nación Zapoteca. Además, los programas son grabados y retransmitidos a través de internet, en los espacios de los que dispone el Comité Melendre.

Está conformado por tres secciones fijas: Cápsula de Historia, Entrevista y Música, cuya temática versa sobre la identidad binnizá. También se hace lectura de poemas y fragmentos de obras literarias, como cuentos y novelas.

En varias emisiones se ha contado con la presencia de invitados especiales, quienes son artistas destacados (músicos, pintores, escritores, actores, etc.) de origen zapoteca u otras etnias, que acuden a compartir sus experiencias en las ramas en las que se desempeñan; o personas que trabajan en la promoción y difusión de nuestra cultura. Asimismo han estado especialistas en las áreas de antropología, etnohistoria, arqueología y etnolingüística, cuyos trabajos de investigación están basados en el pueblo zapoteca.

Mensaje del Día de la Lengua

*Para conmemorar esta fecha tan especial el Comité Melendre produjo un promocional

El pasado viernes 21 de febrero se conmemoró en todo el mundo el Día Internacional de la Lengua Materna, como una manera de honrar a cada uno de los idiomas del orbe, especialmente para recordar los derechos lingüísticos de las minorías étnicas.

Memorias del Barrio Guendalisaa I: Na Gláfira Pineda Esteva

Al centro, Gláfira Pineda Esteva
Gubidxa Guerrero 

A finales del siglo diecinueve, exactamente el 13 de enero de 1889, vio la luz Gláfira Pineda Esteva, hija de Apolinar Pineda Orozco y Natividad Esteva Vázquez; nieta de Miguel Pineda y María Orozco, así como de Mariano Esteva y Leonarda Vázquez. Mujer de memoria prodigiosa, que vivió noventa y seis años, con salud y lucidez envidiables. Abuela, bisabuela y tatarabuela de varios vecinos de las calles céntricas de Juchitán, por el rumbo que hemos denominado Barrio Guendalisaa. Familiar de casi todos.

Habló únicamente el idioma de sus ancestros, el zapoteco. En didxazá, refería a más de uno su parentesco con la heroína juchiteca Petrona Esteva, mejor conocida como Tota Taati’, quien en la gesta del 5 de septiembre de 1866 arengara a los varones a que repelieran el ataque de los franceses y quien, en compañía de otras aguerridas mujeres, tomara parte en la batalla que culminó con la victoria de los republicanos sobre el ejército de Maximiliano de Habsburgo.

Quizás por ese parentesco con Tona Taati’, la joven Gláfira se hizo aficionada a los relatos bélicos. Pudo escuchar de testigos presenciales historias sobre los personajes juchitecos, como José Gregorio Meléndez o Albino Jiménez, quienes encabezaron distintas rebeliones armadas contra los gobiernos de Oaxaca, defendiendo los bienes comunales y exigiendo la autonomía política del Istmo.

Ta Darío Flores Pantaleón, maestro pirotécnico

Ta Darío Flores Pantaleón

Existen en Salina Cruz muchas historias vivientes; personajes que dan identidad y reafirman el carácter multiétnico y pluricultural de este importante puerto del Pacífico mexicano.

El pueblo chontal tiene innegable presencia en la ciudad antedicha, habitada también por huaves, zoques y zapotecas, así como por personas de origen chino, inglés, alemán, libanés y de tantas otras nacionalidades e idiomas.

En Santa María Candelaria, Distrito de San Carlos Yautepec, está enterrado el ombligo del señor Darío Flores Pantaleón, abuelo nacido el 19 de diciembre de 1935, hijo de Juan Flores y de Juliana Pantaleón, hablantes de chontal, una de las lenguas del antiguo reino de Tehuantepec.  

Ta Darío es cohetero, como popularmente se dice al maestro pirotécnico. Y uno de los mejores del país, según el reconocimiento del Concurso de la Cuarta Feria Nacional de la Pirotecnia, organizado por el gobierno del Estado de México y el Ayuntamiento de Tultepec, "capital de la pirotecnia", en el que ocupó un dignísimo quinto lugar entre participantes de toda la República mexicana y Centroamérica. 


De Santa María Candelaria partió siendo niño, a finales de los años cuarenta. Su familia se trasladó a San Pedro Huamelula, donde residían unos parientes. Cohetero también, el padre de Ta Darío fue quien le enseñó el oficio y lo llevó a conocer pueblos y ciudades circunvecinas. Salina Cruz, Huilotepec y Santiago Astata fueron algunas de las poblaciones que frecuentó, donde su padre "ya había quemado castillos". 

Noveno programa radiofónico del año: Irma Pineda, invitada

 
 Juquila A. Ramos Muñoz

El programa radiofónico del Comité Autonomista Zapoteca "Che Gorio Melendre" Nuestros Pueblos, Nuestra Historia, correspondiente al período que va del 11 al 17 de marzo de 2013, tiene para ustedes un interesante contenido.

Como tema de la semana Gubidxa Guerrero nos platica acerca de la vida y obra de José Gregorio Meléndez, líder zapoteca que luchó por defender nuestros derechos ancestrales, conmemorando el 220 aniversario de su natalicio. 

En la cabina nos acompaña la poeta que ha llevado el idioma zapoteca a diversos rincones del mundo: Irma Pineda, quien conversa sobre sus inicios en las letras, su trayectoria y proyectos.    

En la música tenemos a Víctor Robles, la Orquesta Reina de Ixtaltepec y Mario López.

Lade yoo

 
Existen en la vida diferentes espacios: algunos abiertos a todo público, otros para la intimidad familiar, hay espacios exclusivos para los amigos más cercanos y hay otros particularmente diseñados para los amores, espacios especialmente construidos para él o ella, rincones con la magia de la penumbra, la calidez que siempre invita a la cercanía física, a hacer de los cuerpos amorosos templos, a hacer de una boca depositaria de toda la pasión que despiertan sus manos o la tibieza de su piel, sobre la cual es siempre placentero hacer amplios recorridos de norte a sur. ¡Ah! el sur…
 
Ilustración: Gregorio Guerrero
Pero entre todos esos espacios, existe uno sobre el cual la mayoría de los seres procuramos discreción y que a mí, sin embargo, me trae especiales recuerdos de los días de mi infancia cuando el Baño era una palabra casi ausente, puesto que quienes integrábamos la camada de niños de la Séptima Sección y particularmente del Callejón de los Pescadores, preferíamos alimentar la tierra en ese breve espacio que antes existía entre las casas de ladrillo y tejas, el Lade yoo, lugar que en el día servía como ruta de evacuación, proceso seguido por el presto servicio de limpieza porcina, que devoraba cualquier sustancia emanada de nuestros infantiles traseros; y por la noche se convertía en el sitio favorito de adolescentes y jóvenes, que en la oscuridad del Lade yoo protegían sus escarceos amorosos de la severa mirada de las matronas.
 

Gue'la' Be'ñe'

GUE’LA’  BE’ÑE’

Irma Pineda

Jesús Urbieta
Ruxhale lua’ neza ridi’di’ guiigu’
ribee lú xilase:
Ni guca’ bacheza’ binni huala’dxi’
neza ra bixuuba’ be’ñe’
naca yanna ti neza bidxi.

Ruuna’ ladxidua’ ti nutale nisa guiigu’
xisi guendaruuna’ naxí nga laa
ngué runi ruyubica’ ruaa nisadó’
ra cuezadxí xquendaruxhooñe’ nisaca’
ne güineca’ gunaa benda xtiidxa’ be’ñe’
naduxhu’ ne sicarú pe’
ca be’ñe’ ni bichibi jñaa dxi guca xcuidi
ne gudxite ndaani’ guiigu’ gue’la’ be’ñe’.


Ca yoo xquidxilu’ napaca’ lu | Las casas de tu pueblo tienen ojos

CA YOO XQUIDXILU' NAPACA' LU

Irma Pineda

Ca yoo xquidxilu’ napaca’ lu
cuyubica yuxi nisado’
cayuyadxica’ gubidxa
cadi cuzaani íqueca’
cadi cutiee guichaiquie dexa ca’
dié nayaase, naxiñá ne na té
Tuunga nabeza xa’na’ íque yoo na té ne naguchi ca ya?
Tulaa ndaani’ ca yoo nacahui ca?

Ilustración: Manuel Cabrera
Neza ca dani riniti 
tobiluchasi neza rihuiini ndaani’ guidxi
tisi ndi nga ni ribee binni
ruaa nisado’
Guidxi nacahuigá
ni cului’si ti ruaa
dié naxiñá

Paraa zé xrinibe?
Xquendadxido’be nga bichibi
bi’cu’ la?
Nipe’ ti xcuidi canazá lu guidxi
ni gubaana cadi canachesabí íque yoo
Ca manihuiinica laaca zié ca’...



Convidado en la palabra

Víctor Fuentes

Para Irma Pineda

Tejedora de la palabra como las sabias mujeres zapotecas; ellas, las bordadoras de flores, hilanderas de guie’ chaachi, mujeres que echan la mano al horno para deleitarnos con su guiso, quizás un pescado orneado, o muchos totopos. 

Es una línea tan frágil la que vibra entre lo que escribe Irma Pineda y lo que sucede en las acrobáticas manos de esta nuestras mujeres. Al girar el totopo, como trompo al aire, sabias remojan la mano al meterla  al horno, y quizás la aguda visión para ensartar el hilo a la cabeza de la aguja, así la filigrana de la palabra de esta poeta za, se va entretejiendo en este gozo meticuloso tan ancestral, mano y cuerpo y espíritu.   

Xquendariguite xcuidi / Juego de niños

Xquendariguite xcuidi

Irma Pineda


Ni icaa  Héctor Yodo, ni gudxiteniá’ dxi guca’ xcuidi

Pa naa ñanda nibidxe xquendariguitenu la?
nibidxe guirá manihuiini’ ni gúcanu
ne ñabe laaca
nipápaca jmá luguiá’
ti guiruti’ ñanda nutaaguna’ xpacaandanu.
Laca nibidxe pisu bladu’
ti ndaanica nido’no gueta beñe
ne nide’nu dxuladi biibi ni biahuiné ti yaana
laga nuunu cugabanu bichihuana.

Pa ñanda nibidxe xquendariguítenu la?
nibidxe nisaguié
ti ndaani’ beñe nixuubanu
ne ñu’ndanu sti tiru
cayaba nisa guié
cagaa bendabua’
zeeda ca ti nguiiu
bia’ ri’ guicha rua’

Ne tidisi nisa que la?
gucui’dxinu ladi pancha yaga
ne tindenenu laa ti rasi xhata’
ti naa binigola binni nabé rasi
riré za xquenda, ne mala si ndi’ guibigueta
ma bicachicabe ladi ra guleza.

Pa nibidxe xquendariguitenu la?
zándaca ma’ qui nunda’nu guié uragu’
ne ma’ qui nuze’quenu yanni berelele
xisi la? niguibarunu ique yoo
nunda’nu mistu’
ti ñu’yasinu
pa riabaruca lu ñeeca’.





Juego de niños

Irma Pineda


A Héctor Yodo, por los sueños compartidos

Si pudiera convocar a nuestros juegos de niños
llamaría a todas las aves que un día fuimos
les diría
que volaran más alto para que nadie
atrapara nuestros sueños.
Invitaría también al piso-plato
para comer en él tortillas de barro
y beber chocolate de jojoba batido con un olote
mientras contamos nuestro dinero fragmento de platos rotos.

Si pudiera convocar a nuestros juegos
llamaría a la lluvia
para nadar en ríos de lodo y volver a cantar
está lloviendo
y se pescan camarones
en eso viene un hombre
y es larga su barba.

Y una vez que se marche el agua
secar a nuestra muñeca de palo
y reprenderla porque es largo su sueño
pues dicen los abuelos
que en los sueños prologados
se va el espíritu de paseo y un día puede volver
cuando el cuerpo haya sido enterrado.

Si convocara a nuestros juegos
quizá ya no apedrearíamos salamandras
ni le torceríamos el cuello a los alcaravanes
aunque seguramente,
volveríamos a lanzar gatos desde la azotea
tan sólo para probar
que siguen cayendo de pie.

(Texto publicado en Istmo Autónomo, hoy Revista Guidxizá, Año I / Nº 4, Enero-Febrero de 2005).


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 12, Dom 14/Oct/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]