"Adopta un horno". Campaña para promover la economía regional istmeña

La tragedia del jueves 7 de septiembre de 2017 no sólo destruyó viviendas y enlutó hogares, también detuvo abruptamente el comercio regional, del que la ciudad de Juchitán es centro neurálgico.

Los comixcales de barro que afanosamente crean los alfareros de Ixtaltepec y Juchitán son adquiridos por familias de Xadani, San Blas Atempa, Unión Hidalgo y Juchitán, entre otras poblaciones, para elaborar productos a base de maíz: tortillas de horno, memelas, guetabinguis, tamales y los emblemáticos totopos. Pero con el terremoto de 8.2 grados en la escala de richter la mayoría de estos medios de producción milenarios fue destruido.

En los recorridos realizados, los brigadistas del Comité Melendre identificamos decenas de familias totoperas cuya actividad económica se detuvo, lo que repercutió negativamente en su calidad de vida, ya que, al depender primordialmente de la comercialización del totopo, se enfrentan a un panorama desolador.


Por tal razón, el Comité Melendre tomó la iniciativa de aliarse con actores estratégicos del sector privado y de la Sociedad Civil para implementar el proyecto: "Adopta un horno", con el fin de de revivir esta actividad comercial, a la vez que se amplía el catálogo de ayuda humanitaria tras el terremoto.

Fotografía David Cartas.
Al incorporar el totopo a las despensas entregadas a los afectados, además de reconocer el legado alimenticio zapoteca, se beneficia a un importante número de familias en el siguiente orden: alfareros de Ixtaltepec y comunidades aledañas que podrán vender por adelantado decenas o cientos de ollas para hornos; las totoperas de Xadani, San Blas Atempa, Unión Hidalgo, Juchitán y otras comunidades que podrán reemprender la actividad económica familiar; agricultores de la región del Istmo que podrán mercar el maíz recién cosechado, que afortunadamente no se perdió con el terremoto; y, finalmente, los damnificados de toda la región istmeña que contarán en los paquetes de ayuda humanitaria con un producto básico de su dieta tradicional.


"Canasta básica istmeña", Campaña para reactivar la economía regional

Los terremotos del 7, 19 y 23 de septiembre de 2017 pausaron el pujante comercio de la región istmeña. El Mercado Central de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, que concentraba a miles de vendedoras zapotecas, huaves, zoques, mixes y chontales tuvo graves daños estructurales en el edificio de dos pisos, ubicado detrás del Palacio Municipal, que colapsó en una tercera parte.

Los envíos en especie contribuyen a aminorar la tragedia. Las miles de familias que perdieron su patrimonio encuentran en los paquetes de ayuda humanitaria un bálsamo que les permite ahorrar el dinero que podrá ser destinado a la reconstrucción de sus hogares.  Además de que muchas otras perdieron sus fuentes de empleo directas, al haber colapsado los locales comerciales o medios de producción (como hornos de comixcal) que les brindaban el sustento.

Sin embargo, la disminución del gasto doméstico también ha afectado directamente las redes de comercio regional. Los productores locales de maíz, lácteos, legumbres, así como las cocineras, totoperas y vendedoras de otros productos alimenticios han visto disminuir dramáticamente su clientela, repercutiendo negativamente en sus ingresos.