'Cristina', de César López

Natalia Cruz

César López es uno de los más prolíficos creadores que ha dado la Patria Zapoteca en los últimos tiempos. Fallecido hace algunos años, nació el 3 de abril de 1946, en La Ventosa, agencia municipal de Juchitán.

A diferencia de otros compositores, como Eustaquio Jiménez Girón, Saúl Martínez, Luis Martínez Hinojosa, Carlos Iribarren Sierra o Andrés Henestrosa, quienes en parte de su obra escribieron versos en didxazá y español para sones o música que ya existía, ―dándole nueva vida a estos temas― César López, al igual que Chu Rasgado, compuso letra y música de todas las canciones que escribió. 

El Comité Autonomista Zapoteca "Che Gorio Melendre". La construcción del proyecto étnico de los retornados

Patricia Rea Ángeles*

El tema de los movimientos sociales y la acción colectiva siguen siendo de gran relevancia debido a que estos hablan de la transformación de las sociedades, de los intereses, preocupaciones y aspiraciones políticas de los grupos, de las relaciones de poder que construyen los actores sociales entre sí y con el Estado, así como de las formas de reivindicación identitaria de los colectivos. Hoy en día encontramos muchas conceptualizaciones y polémicas en torno a la definición de los movimientos sociales y la acción colectiva. Jorge Alonso comenta que en los esfuerzos por teorizarlos se pueden identificar dos grandes tendencias: “la que privilegia los sistemas sociales, por un lado, y la que destaca los sujetos sociales, por otro” (Alonso, 1999: 9). En su artículo :“Teorizaciones sobre los movimientos sociales”, dicho autor, hace una minuciosa descripción de los movimientos sociales; desde las vertientes parsonianas esmeradas en describir la acción sin los actores sociales; las construcciones toureanas cuyo argumento central es que los movimientos sociales son acciones conflictivas de agentes de clases sociales que luchan por el control de un sistema de acción histórico; las exhortaciones de Alberto Melucci a no confundir los movimientos sociales con otras acciones colectivas y quien constató que la acción colectiva se había ido separando cada vez más de la forma política común a los movimientos de oposición tradicional y que se encaminaba en los países altamente industrializados hacia el campo cultural; hasta las afirmaciones de Giddens quien dice que los objetivos de los nuevos movimientos sociales son dispares y a veces contrapuestos entre sí, haciendo un llamado a pensarlos de manera relacional como espacios donde se expresan y cristalizan identidades colectivas, como construcciones simbólicas (Alonso, 1999). Son muchos los autores que han tratado de descifrar los por qué y para qué de la movilización colectiva. En todos los casos lo que resulta importante para este estudio no es analizar los movimientos sociales que los zapotecas construyen en la era actual, sino centrar el análisis en las acciones colectivas contemporáneas que son resultado de una lucha histórica de larga data. Este es el caso del Comité Autonomista Zapoteca "Che Gorio Melendre",37 organización étnico-política, integrada por hombres y mujeres, en su mayoría estudiantes y profesionistas, escolarizados en la ciudades de Oaxaca y México, que han logrado cristalizar los intereses, sociales y culturales, de una gran parte de la sociedad zapoteca y constituirse como una alternativa al poder hegemónico en el Istmo de Tehuantepec. El comité se autodefine de la siguiente manera:

El Comité “Che Gorio Melendre”; un ejemplo para la juventud del mundo

Honor a quien Honor merece. Durante las primeras ocasiones en que los vimos organizar y realizar con excelencia diversos eventos, nos sorprendió observar cómo estos jóvenes actuaban con madurez extraordinaria y una sensibilidad que denotaba su preocupación por Juchitán. No hubo necesidad de que pasara mucho tiempo para constatar que son unos gigantes de pensamientos claros, de inteligencias privilegiadas y  de convicciones firmes; valores que les dan la distinción de personajes ejemplares para toda la juventud del mundo. Quien dude de esta apreciación, puede juzgar lo que el Comité ha hecho y sigue haciendo por el pueblo y por los que en él habitamos. Cuando sus ejemplos de trabajo sean imitados por otros jóvenes, entonces Juchitán tendrá esperanzas de ser rescatada. Y más vale que empiecen pronto, antes de que se destruya la civilidad.

Por Abel Toledo Gómez

Cualquier intento que pretenda cambiar el estado incorrecto de las cosas, o corregir la descomposición que los seres humanos han provocado en la sociedad, será vano esfuerzo si no nace de la reflexión, la imperante necesidad de que los propios hombres y mujeres que conforman dicha comunidad acepten cambiar su manera de pensar y, consecuentemente, su manera de actuar. En otras palabras, que acepten y se convenzan de que la forma de vida no es la deseada para el presente ni, mucho menos, para el futuro, y que dichas condiciones inaceptables son derivadas de las decisiones y acciones equivocadas en el pasado.

Los residuos del terremoto

Luis Manuel Amador

Antes de los terremotos de septiembre, en el Istmo no se separaba la basura. Hoy, en esta región de gastronomía singular y mundialmente reconocida, la alimentación ha tomado forma de latas, bolsas, envolturas, sobres, envases de pet enviados con el cariño y buena fe de muchos donantes. Sin embargo, es necesario que este cúmulo de ayuda diversa, o más bien sus secuelas, también comience a preocuparnos. Al poder innegociable de la naturaleza debemos responder con la ciudadana sensatez para atender nuestros residuos. Lo que le damos a la Tierra, ella nos lo devuelve y lo multiplica.