Xtiidxa' guugu - 'Historia' de las palomas

Grabado de Francisco Regalado, Puga
Macario Matus

Biree chupa binniyoo zeca’ guuze’. Guyeca’ neza terruná matarra ca la? Ne gasti’ ninaazeca’. Na tobi que, cherí’ la? gasti’, yanna la? chuunu neza xquidxi ca San Bla. Ne huandí’, yendácabe neza que la? cadi xa nou’ rí’ guugu usu’ ―nabe. Ra ma’ yaca guidxiñacabe guirá’ xixe’ca’ riasaca’, nagueendaca’ xa. Na tobi que: ―Gasti’ zanda gúninu, escopeta nenu. Pa gunda’nu tobi la?, tóbisi nga gati’ ―na. Yanna la? chiyúbinu xi modo guigáacame. Bisiguenda stobi que. ―Ma’ nannanu paraa nuucame.

Zeedacabe ma’ neza ra sanja ri’ na tobi que: —Nannu xi laa la? —rabi stobi que. —Ma’ bidxela’ xi gúninu laaca’. Nagasi la? ra Casa del Pintor ca, chisinu cola ne gusindábinuni ne chinenu laa ra nuu dxa yaga ribí ca guugu que, gugdazenuni ca yaga ra ribícame —na. Ne bia’sipe’ ora chindácame raqué guigaacame. Ni qui lica zucuaagunu.

Ne huandi’ telayú que la? Guyécabe San Bla ne yendácabe xa’na’ dxa yaga que, guxubicabe cola guidubi lu yaga que. Huandi’, ma’ cabezasicabe xa. Bia’ galaa dxi que la?, málasi biete ca guugu que. Na tobi cabi’chi’ que: —Yanna huaxa, gulí stíu’, pa cherí’ la?, pa cherica’, gulí stíu’. —Ya —na stobi—, ca stíu’ ca la? —na— maca zi gaxha xhiaa ca stinne’. —Ya —na stobi que. Ze’ guibaca’, bia’ ma’ yaca guidxicabe yaga que la?, cadi xa nou’ biasa guirá’ guugu zipapa ca’ ne zeneca’ dxa yaga que.


Traducción de Macario Matus

Dos juchitecos fueron de cacería. Se fueron por el camino llamado Terruná Matarra, pero nada cazaron. Dijo uno de ellos: —Por este rumbo nada hay, ahora iremos por la región de San Blas. Así lo hicieron, y al llegar en la zona había muchas palomas silvestres. Cuando se acercaron a un árbol todas las palomas volaron, eran ágiles. Uno de ellos dijo: —Con la escopeta nada lograremos. Si hacemos un disparo sólo una paloma morirá –dijo. Ahora tendremos que buscar la manera de tener todas. Bueno ―dijo el otro, ya sabemos el lugar donde vienen las palomas.

Al pasar cerca de los canales de Cheguiigu’, uno de ellos comentó: —¿Sabes qué? Ya encontré la forma de agarrar las palomas. Ahora mismo iremos a la casa del pintor, allí compraremos cola y la preparamos con agua caliente. Luego iremos donde está el árbol de las palomas, untaremos de cola las ramas horas antes de que lleguen las aves, así cuando se posen en las ramas agarraremos toditas. Así ni siquiera hacemos un disparo.
Y era cierto, al alba del otro día se fueron a San Blas. Llegaron bajo ese árbol y cubrieron de cola las ramas. Ciertamente, sólo estaban esperando la llegada de las palomas. Como al mediodía bajaron las palomas. Dijo uno de los hermanos: —Ahora sí, escoge por donde empezar, de este lado o por el otro, escoge tus palomas. —Muy bien –dijo el otro-, a las tuyas les vas quitando, no pierdas tiempo. A las mías les quitaré las alas —Bueno ―contestó el otro―, sale ―dijo.

Más al acercarse al árbol, resultó que las palomas emprendieron el vuelo, llevándose con todo y el árbol aquel.



[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos ―Año II, N° 91, Dom 11/May/2014―, suplemento cultural del Comité Melendre en EL SUR, diario independiente del Istmo. Se publicó originalmente en Istmo Autónomo (hoy Revista Guidxizá), Año I / Nº 1, Junio-Julio de 2004. Tomado, a su vez, de Guchachi’ Reza, Nº 19, Junio de 1984. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]