La Revista Guidxizá, desde la óptica de Víctor Terán

Víctor Terán. Fotografía.- Victoria Guzmán Cabrera
Víctor Terán

(Texto leído durante la presentación de la Revista Guidxizá en la Casa de la Cultura de Juchitán, el sábado 11 de agosto de 2011)

La Revista Guidxizá (Nación Zapoteca) número 17, correspondiente al mes de julio de 2012, está ya, felizmente, en circulación. Es producto de la pasión amorosa por divulgar el arte y la cultura de los binnizá y del esfuerzo perseverante y desinteresado del Comité Autonomista Zapoteca “Che Gorio Melendre”.
     Pero, ¿qué es el Comité Melendre? Es un colectivo de personas altruistas y admirablemente entusiastas, pertenecientes a diferentes poblaciones zapotecas, que desarrollan un trabajo voluntario para “la transformación positiva de la sociedad binnizá”. 
     Es plausible mencionar que desde la fundación de este Comité, el 8 de mayo de 2004, a la fecha, lleva instituidos doce Proyectos culturales sin recibir patrocinios ni subsidios de ninguna institución o partido político, entre los que destacan, una fonoteca virtual, Sonidos de la Nación Zapoteca; un programa radiofónico intitulado Nuestros Pueblos, Nuestra Historia; una Biblioteca Digital de Historia Zapoteca; TvMelendre; Cine para todos; publicación de libros en Ediciones Guidxizá; Campaña por la Memoria Histórica Zapoteca, y la Revista Guidxizá
     Su estructura bien cimentada, organizada y dirigida por el incansable amigo Gubidxa Guerrero Luis, consta de un Consejo Directivo, el Colectivo propiamente y su Red de Voluntarios, que ha hecho posible, además de los Proyectos anteriores, otras actividades como recitales de música y poesía, torneos deportivos y conferencias.
     La Revista Guidxizá es una muestra del amor y la dedicación plena que el Comité Melendre despliega en sus trabajos; su calidad evidente, en aspecto y contenido, habla de la profesionalidad con la que este Colectivo infunde sus proyectos y actividades.
     La Revista es un gusto para los sentidos y la razón: para los sentidos, por el material, diseño y formato, y por los textos literarios y viñetas presentados en ella; para la razón, por los artículos de análisis y discusión como: “Guidxizá, voces de las nubes”, de Tonatiuh Castro; “El Traje de Tehuana”, de Gilda Becerra de la Cruz, y, “Algunas palabras sobre La Micaela y La Martiniana”, de Gubidxa Guerrero.
     Sentimientos y razones que conmoverán e ilustrarán seguramente al mundo, pero con mayor énfasis a los zapotecas istmeños por provenir del corazón e inteligencia de la sangre binnizá.
     Esta revista, por su seriedad y profesionalidad, se ha convertido en un espacio privilegiado para fomentar y compartir el quehacer investigativo y literario de jóvenes y maduros, y constituye un esfuerzo por recuperar y divulgar la lengua, historia y cultura de los binnigula’sa’ y binnizá, que la iguala en calidad y dignidad con las grandes revistas producidas por intelectuales zapotecas como Neza, Neza Cubi, Guchachi’ Reza.
     Con respecto a su contenido literario, las creaciones en zapoteco y español se empalman en galanura y contundencia e inundan de imágenes y sensaciones las páginas, que hacen ver y sentir a los lectores montes, flores, soles, canciones nocturnas, mariposas negras, escobas en llamas, un crucigrama con segundos y minutos verticales, olor a sábila tierna, orillas del viento, gotas de sol y sangre, angustia azul, dudosos incendios. Páginas que teje(n) con sus voces altas/los siglos de barro entre sus lenguas//…aves (que) cargan la historia en sus garras:/la del niño con su panza serpenteante de moscas, /la del viejo con su espalda quebrada/la de áridos maíces en cada surco de la tierra. Textos que resplandecen del brillo de dos obras maestras de la literatura binnizá: el poema Ca binnizá - Los zapotecas, del poeta Enedino Jiménez, y la letra de canción: Tu nuzaabi’ zaguixe de don Eustaquio Jiménez Girón, Taquiu Nigui.
     Guidxizá, entonces, es una revista cultural y literaria, que en cada publicación se supera y se consagra en el gusto del lector más exigente. Enhorabuena, amigos del Comité Melendre, gracias por la labor esencial que realizan a favor de la cultura y arte zapotecas a pesar de las condiciones actuales adversas. Su honestidad, creatividad y calidad en el trabajo son actos que afirman y confirman los versos del poema que cierra este número 17 de esta revista espléndida: “Somos el pueblo zapoteca/los hombres y las mujeres que aman el prodigio de su origen.//…Aquellos abuelos con el aliento de las flores/arreglaron sinfonías, elevaron su canto y su danza/sobre el viento y las nubes y el esplendor del sueño.//Así nació la hermandad que registra la costumbre/de los zapotecas vivos/los herederos que aman el prodigio de su origen”.

Guídxiguié, Guidxizá (Juchitán, Patria Zapoteca). 
Chii ne ti gubidxa lu beeu bixhono, iza 2012 (11 de agosto de 2012)


[Texto publicado en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 4, Dom 19/Ago/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]