'Nereidas' de Amador Pérez Torres Dimas, en la ejecución de Arodi Martínez y Máximun Sax

Natalia Cruz

Arodi Martínez. Foto.- Victoria Guzmán Cabrera /
Comisión de Registro Fotográfico.
No sólo Chu Rasgado universalizó su canto. Uno de los danzones más conocidos e interpretados por las orquestas en todo el mundo, es el bello y cadencioso Nereidas. Su autor es el gran Amador Pérez Torres Dimas, zapoteca originario de la Villa de Zaachila, en la región de los Valles Centrales, quien nació el 15 de abril de 1902 y murió el 30 de enero de 1976, habiendo sido sus padres Gildardo Pérez y Macrina Torres.

Nereidas es su obra más famosa. Ha sido interpretada por orquestas de talla internacional, como las cubanas: Mariano Mercerón y su Orquesta, la Sonora Matancera, y Acerina y su Danzonera. Y en México, es repertorio de ley de la emblemática Sonora Santanera. De igual manera Adela, Circulando, El Acahual, Cuando canta el cornetín, son otros de los danzones conocidos de Dimas.

Pero ninguno como Nereidas, una de cuyas versiones más hermosas, es la hecha por el paisano del mismo Dimas, el joven músico benzá, también originario de Zaachila, Arodi Martínez; talentoso saxofonista, ganador del Premio ‘Charlie Parker’, fundador del cuarteto de saxofones Máximum Sax, con un sonido contemporáneo que conjunta el virtuosismo musical, con el entrañable sabor de la música tradicional.

Ambos, autor y músico, son un orgullo más de la Nación Zapoteca.

Los invitamos para que se acerquen a la página en Facebook de Sonidos de la Nación Zapoteca (www.facebook.com/SonidosdelaNacionZapoteca), o directamente a la página con que la fonoteca virtual del Comité Melendre cuenta en el sitio de podcast Poderato.com: Sonidos de la Nación Zapoteca, donde podrán escuchar y descargar éste y los más de 300 temas más que nos abren una ventana a la riqueza musical de nuestra estirpe. Ya saben: se vale descargar.

Para escuchar y/o descargar Nereidas, pinche este vínculo.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 4, Dom 19/Ago/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]