'La Sandunga', en la interpretación de Maderas del Istmo



Natalia Cruz

Si existe un tema musical que por excelencia nos remite a pensar en el Istmo de Tehuantepec, con todas las imágenes poéticas que se asocian a la vida y esencia de nuestros pueblos, es, sin duda, la inmortal Sandunga.

Su autoría se atribuye al tehuantepecano Máximo Ramón Ortiz, quien, junto con el juchiteco José Gregorio Meléndez, encabezó la rebelión que culminó con la creación del Territorio Federal del Istmo de Tehuantepec.

A su regreso de la ciudad de Oaxaca en 1853 ―la cual había sido tomada militarmente por los rebeldes zapotecas―, Ortiz trajo consigo La Sandunga, tema que estaba de moda en los bailes de las grandes ciudades de aquella época. 

Se dice que, en Tehuantepec, el músico Andrés Gutiérrez, Ndré Saa, hizo los arreglos y la adaptación para que fuese ejecutado por las bandas de alientos locales, imprimiéndole el sentimiento característico de nuestros ejecutantes, convirtiendo a La Sandunga en un himno de los zapotecas de esta región. Todavía hoy se cantan los melancólicos versos que entonces entonara Ortiz, al compás de las bandas, las cuerdas o las maderas que cantan, rompiendo el corazón de quien posee un profundo sentido de pertenencia a su pueblo.

Sonidos de la Nación Zapoteca recomienda la versión de este tema en la interpretación única de la marimba Maderas del Istmo, integrada por talentosos jóvenes originarios de Santo Domingo Tehuantepec, dignos herederos de una rica y ancestral tradición musical. Para escucharlo y descargarlo de manera gratuita, junto con más de 280 temas que componen en la actualidad esta fonoteca virtual del Comité Melendre, pueden acceder a www.facebook.com/SonidosdelaNacionZapoteca y a http://www.comitemelendre.blogspot.com.

Para descargar el tema anterior, ingrese aquí: La Sandunga.


[Reseña publicada en Guidxizá, una mirada a nuestros pueblos, suplemento cultural del Comité Melendre, Año I, N° 16, Dom 11/Nov/2012. Se autoriza su reproducción siempre que sea citada la fuente.]